Historia

El abuelo Domingo

Fue el abuelo Domingo un emprendedor.
¿O quizá un visionario?

Hace ya 70 años! la playa de San Juan estaba muy lejos de Alicante. Casi podíamos decir que íbamos de viaje a la playa: la lenta velocidad y escasa confortabilidad de los coches de entonces unido a las carreteras irregulares y angostas hacían del recorrido un verdadero viaje.

En la playa de San Juan… ¡en el desierto de San Juan!, apenas había edificaciones, muchas calles eran caminos y algunos caminos ni existían. Era, de alguna manera, una de las playas vírgenes de Alicante. Y allí, en medio de la nada, un chiringuito nos daba la bienvenida a la playa.

El reloj de arena

Entonces y ahora era un aliciente para pasar un día de playa a gusto de todos. Los niños hacían castillos de arena y jugaban a detener las escasas olas mediterráneas creyéndose poderosos Neptunos y las madres, entonces era lo habitual, se atiborraban de sol en la poca piel que la época les permitía exponer mientras los padres, algunos, pasaban su día de playa entre la arena y Casa Domingo, entre cerveza y pescaditos fritos.

¡Las dos en punto!
Papá ya había hecho la reserva, un arroz a la marinera para todos. Descalzos, sin dejar de tocar la arena con los pies, aprendíamos el sabor de los arroces de Alicante, esos eran los verdaderos arroces, los únicos, un sabor de referencia que todavía perdura.

Con el tiempo, Casa Domingo se ha ido consolidando gracias a su afán por mantener las tradiciones culinarias intactas.
El arroz es lo que mejor hacen.
El arroz es lo que los clientes, los nuevos y los de siempre piden y alagan.

Y tú

Nosotros no hemos podido ser sin ti, sin tu familia y amigos.

Formas parte de estos 70 años de nuestra historia.

¡¡Muchas gracias!!

Como hemos cambiado

Tiempo de carga: 0.244 segundos